¿A QUIEN BENEFICIA?

En la actualización del Código Penal publicada el 23/04/2021, se suprime el apartado 3 por el artículo único de la Ley Orgánica 5/2021, de 22 de abril. Hasta entonces, el artículo 315.3 establecía:

Título XV: De los delitos contra los derechos de los trabajadores

  1. Quienes actuando en grupo o individualmente, pero de acuerdo con otros, coaccionen a otras personas a iniciar o continuar una huelga, serán castigados con la pena de prisión de un año y nueve meses hasta tres años o con la pena de multa de dieciocho meses a veinticuatro meses.

Derogado – 23/04/2021

Hay que aclarar que, la medida forma parte de los acuerdos del PSOE, Unidas Podemos y del resto de socios del gobierno anulándose las sentencias que han sido aplicadas, , una condición exigida por UGT y CC.OO. como consecuencia «indispensable» de la derogación de ese art 315.3.

Sindicatos y partidos de izquierda han venido reclamando la derogación de ese artículo porque más de 300 personas, en su mayoría sindicalistas, han sido juzgadas y condenadas a prisión desde hace años por su participación en piquetes violentos en las huelgas generales del 29 de septiembre de 2010, del 29 de marzo de 2012 y el 14 de noviembre de ese año, aun cuando los sindicatos reconocen que ninguno de los condenados no han entrado a prisión, debido a que las condenas no eran elevadas otros, porque los tribunales superiores rebajan o anulan las condenas o bien han sido indultados.

Aun cuando El Código Civil, y la Constitución Española impiden el carácter retroactivo de las leyes, el Tribunal Constitucional y el Tribunal Supremo admiten la aplicación retroactiva de las normas en casos concretos, habría que puntualizar, que, salvo ciertos casos excepcionales, las leyes no pueden ser aplicadas en esta modalidad.

Los proponentes han considerado que hasta el momento se ha venido aplicando la  forma agravada  de “COACCIONES” arguyen que en la mayoría de los hechos no pueden ser entendidos como violentos, así mismo, sostienen que la aplicación  de éste art. “Se busca disuadir a los ciudadanos el ejercicio del derecho a huelga y libertad sindical”.

Ahora bien, desde la Constitución, el derecho interno hasta las resoluciones supranacionales, especialmente las de la OIT, no admiten duda en relación con ello, y siendo esa legislación la que regula, en los países con Estados de Derecho, el ejercicio del derecho a la huelga.

Conviene recordar que la OIT no admite como “huelga que necesariamente se ha de respetar, aquella que incluye la violencia”

¿Qué protege el art 315.3?

Protege otro derecho fundamental, el derecho al trabajo, y comprende el llamado delito de coacciones laborales

Sería bueno considerar la gravedad que  supone su derogación, sin la protección del derecho de NO hacer huelga, a la luz de los graves altercados en la CCAA de Cataluña, donde este derecho de “decidir libremente a no hacer huelga” ha sido vulnerado y pueda replicarse a futuro  en otras CCAA

Muchas suspicacias genera esta derogación ¿por qué se ha  incluido  dentro del pacto por la derogación de la llamada Ley Mordaza? ¿Qué debemos suponer entienden Psoe y Unidas Podemos sobre el derecho a no hacer huelga, frente a la coacción y  violencia de aquellos que  pretendan violarlo? ¿Cómo protegerán a los ciudadanos de los violentos, ése derecho al trabajo si se deroga el delito de coacciones laborables, justificando el uso de la violencia para llevarlo a cabo?

Es responsabilidad del Estado garantizar el derecho de los trabajadores que no quieran sumarse a la huelga, dotándolos de instrumentos que protejan ese derecho fundamental, no dejándoles indefensos protegiendo a los que ejercen la violencia, derogando el apartado 3 del 315.

Según opinión de los trabajadores, por cierto, opinión muy generalizada, sobre los sindicatos y los  beneficios alcanzados en esas huelgas, son muy críticos de la actuación de los mismos como garantes de los derechos del trabajador.

Opinión de los trabajadores…

“A mi entender esto no beneficia al trabajador, sino a los sindicalistas, esto favorece que en una disputa o desacuerdo minoritarios, esa minoría pueda forzar al resto a secundarla mediante coacción, distorsionando así la realidad”

“Que un sindicato se convierta en un lobbie de presión servil a intereses propios más que a los del individuo en sí, siendo que son financiados por el propio estado, los convierte en el brazo armado del gobierno, no en el apoyo del trabajador en caso de necesidad”

“Es normal que el sindicato lo celebre, ahora tiene libertad para imponer a los trabajadores sus reclamos, cuando debería ser al revés, ese artículo impedía eso, su derogación atenta frontalmente contra la libertad individual, no es democrático legalizar que terceros puedan obligar a otro lo que no quiere “.

Algunas de las opiniones emitidas lo consideran una herramienta del gobierno contra la oposición

En definitiva, reformar una norma sin la intervención de la mayoría interesada, siempre va a beneficiar a intereses minoritarios, los sindicatos cada día representan menos los intereses de los trabajadores, las consecuencias de la derogación a este apartado se verá en el tiempo, la forma y manera que pueda  ser utilizado como herramienta política o como una protección legal para los trabajadores. Entiendo que los trabajadores tienen claro a quién beneficia y definitivamente por sus propias palabras, no es al trabajador.

 

R.Cross