Contra la Ley Celaá – Se levantan los españoles en Barcelona convocados por la Asamblea por una Escuela Bilingüe

Redacción – En el corazón de la capital de Cataluña, Barcelona, se levantan los españoles contra la aprobación de la nueva ley de educación, la Ley Celaá, convocados por la Asamblea por una Escuela Bilingüe. Cientos de coches han formado una intensa caravana desde la Plaza Francesc Macià, pudiendo llegar hasta Av. Gracia y Les Corts, repletos de banderas y pancartas con el lema, la enseñanza… TAMBIÉN EN ESPAÑOL, tuvo lugar también en Tarragona.  España, Barcelona, 20 de diciembre de 2020.

Desde la Plaza Francesc Macià de Barcelona, salieron hoy a las 12 :00 horas cientos de coches con banderas españolas y catalanas y pancartas con el lema «la enseñanza… TAMBIÉN EN ESPAÑOL».

Este viernes, el Congreso de los Diputados dió por aprobada la polémica Ley Orgánica LOMLOE, conocida como la ley Celaá, que  modifica la anterior LOMCE aprobada en 2013 por el gobierno de Rajoy.

La ley sale adelante por la votación a favor de PSOE, Unidas Podemos, ERC, PNV y grupos minoritarios.

Según el ERC, la iniciativa de la Plataforma per la Llengua, era la eliminación de la condición de lengua vehicular para el español en la enseñanza como condición de aprobar los Presupuestos Generales del Estado.

PP, C’s y Vox anunciaron que reclamarán la Ley ante el Tribunal Constitucional.

Los puntos más polémicos de esta Ley son,

– Supresión del castellano como lengua vehicular
– promoción del curso con asignaturas suspensas
– propuestas para la educación especial

La Ley Celaá viene a contradecir la LOMCE. Pretende eliminar el idioma español como lengua vehicular aprobando su enseñanza solo hasta un 25 % del programa educativo. Generando una desigualdad entre comunidades autónomas.
Contratarán inspectores sin oposición. Profesores sin Máster.
Los alumnos podrán pasar de curso con asignaturas suspensas según el criterio de los centros.
Cerrarán centros especiales en plazo de 10 años cumpliendo la Agenda 2030 y quedarán casi sin alumnado y aún no está previsto el aumento del gasto para los centros ordinarios.

También vulnera entre otros, el artículo 27 de la Carta Magna, como «derecho que asiste a los padres para que sus hijos reciban información religiosa y moral que esté de acuerdo con sus propias convicciones».

Los profesionales de la educación suponen «la imposición de un modelo de educación único, estatal y laico que pondrá fin a la pluralidad educativa actual».

Por parte de la Asamblea por una Escuela Bilingüe (AEB), el objetivo es que el español sea la lengua vehicular en la educación española, y que se ponga fin a la inmersión lingüística en Cataluña.

Según AEB, «no hay respeto a la diversidad lingüística y cultural de nuestro país sino se garantiza que el español y las otras lenguas oficiales, en los territorios en donde estén reconocidas, sean lenguas en la enseñanza».

Entre otros objetivos, la asociación española ha logrado que la Agencia de Protección de Datos, haya abierto un expediente a la Universidad de Lérida y a siete institutos de Cataluña por realizar una encuesta a alumnos de familias inmigrantes preguntando si son independentistas o se sentían catalanes o españoles.

Exitosa marcha de vehículos en Cataluña, como protesta contra la Ley Celaá

La marcha organizada por Asamblea por una Escuela Bilingüe, fue con vehículos por cumplir con las medidas sanitarias por el Covid-19. Han salido este domingo a las 12:00 horas: en Barcelona desde la Plaza Francesc Macià en dirección a Plaza Cataluña, pero por motivos de organización ha llegado hasta la Av. de Les Corts y Av. Paseo de Gracia; en el caso de Tarragona salieron desde el aparcamiento del barrio Bonavista hacia la Plaza Imperial Tarraco, también convocada por la Asociación Cataluña por España.

Se unieron también, S’ha Acabat, Impulso Ciudadano, Sociedad Civil Catalana, Foro de Profesores, España en Pie, As. por la tolerancia, Cataluña Suma, DCide, y un veintenar de asociaciones reivindicando el español.

 

Hoy se ha manifestado una gran parte de la población española en Cataluña por ver vulnerados sus derechos fundamentales por el mismo Gobierno, que es quien los debería proteger y defender.