«Día del Pilar, de la Raza y la Hispanidad» – por Braulio Revilla Chavarría

Redacción – En España y resto de países hispanoamericanos, se celebra el 12 de octubre el Día del Pilar, de la Raza y la Hispanidad. Lo explica muy bien el caballero D. Braulio Revilla Chavarría, cuya trayectoria profesional y laboral le merita honorablemente. Es presidente de la Asociación de Diplomados y Profesionales en Criminología e Investigación (ADPCI), delegado por Barcelona de la AHNME, de AICTEH, es doctor y diplomado en estudios empresariales, de RR.PP y protocolo, además de profesor, entre otros, y ha recibido numerosas distinciones y condecoraciones en el ámbito académico, policial, de las FF.AA. y la Guardia Civil, y por parte de la Casa Monárquica. Barcelona, 19 de octubre de 2020.

 

Día del Pilar, de la Raza y la Hispanidad

 El 12 de octubre es día de Nuestra Señora del Pilar, Virgen y Patrona de Zaragoza, de la Guardia Civil, de Correos, de los Secretarios, de los Interventores y Depositarios de la Administración local, del Consejo Superior de Misiones. En el día del Pilar se celebra o se conmemora la Fiesta de la Raza porque la Virgen del Pilar se venera en los cinco continentes.

La Virgen del Pilar tiene su propio templo sito en la Basílica de Zaragoza, cuya imagen se venera por numerosos peregrinos. Don Juan José de Austria gran devoto de la Virgen dispuso que su corazón fuese enterrado al pie de la columna que sostiene la Virgen del Pilar, columna considerada como dogma de Fe Católica, toda vez que en ella posaron los labios del Apóstol Santiago. El Pilar mide tres metros de altura por veinticuatro cm. de diámetro. Sus dos tercios quedan hundidos y la Virgen se posa sobre el tercio saliente. La imagen mide treinta y ocho centímetros de altura y no presenta ningún detalle de deterioro. A la imagen se le atribuye el milagro de Calanda, toda vez que el 29 de marzo de 1.640 a un mutilado le creció una pierna, al cojo, llamado de Calanda, le habían amputado una pierna, tras haber sido contusionada por la rueda de un carro.

El Arzobispo, tras investigados los hechos, el 27 de Abril de 1.641 dictó sentencia favorable como hecho milagroso, por ello el Rey Felipe IV acudió a Zaragoza y visitó con gran solemnidad la capilla de la Virgen del Pilar el 4 de Agosto de 1.642. Miguel Juan Pellicer Blaso, natural de Calanda (Teruel), era un gran devoto de la Virgen del Pilar y manifestó que se untaba el muñón de la amputación de la pierna con el aceite de la lámpara de la Virgen del Pilar y soñó, el día de su curación, que con él se estaba untando.

Al celebrarse en los cinco continentes, queda clara la elección como Día de la Raza, el día de la Virgen del Pilar, es el 12 de octubre de cada año.

En cuanto a la Hispanidad, “Día de la Hispanidad”, coincide con el día en que Colón llegó a las Américas en el año 1.492, Cristóbal Colón fue un experto y célebre navegante que nació en 1.436 y murió en 1.506. De Italia se trasladó a Lisboa donde se casó con la hija de un piloto italiano puesto al servicio de Portugal, quien llegó a ser Gobernador de la isla de Porto Santo. Después de veinte años de confección de cartas de navegación encontró el apoyo de los Reyes Católicos de España y consiguió realizar su primer viaje hacia las nuevas Indias (según sus cálculos). El 3 de agosto de 1.492, salieron del Puerto de Palos tres carabelas, La Pinta, La Niña y La Santa María y arribaron el 12 de octubre del 1.492 a la isla de Guanahani en las Lucayas, a la que dio el nombre de San Salvador. No se posee ningún retrato considerado verídico de Cristóbal Colón, no obstante unos datos del Padre de las Casas nos lo narra así: El almirante era alto, de grata presencia, de busto alargado y nariz aguileña, ojos gris-claro o pardos pero muy animados, castaño el cabello y tez muy blanca pero algo pecosa y colorada, a los 30 años empezó a encanecer, era sobrio al comer y en el beber y vestía con modestia, era elocuente sin afección y tan meticuloso en materias religiosas que viéndole oír y recitar los divinos oficios se le hubiese creído profesor de alguna Orden religiosa. Era un hábil marino, conocía mejor que nadie en su época la astronomía, hombre atrevido, de fértil imaginación, tenaz en sus propósitos, dotado de facilidad de persuasión, hombre de extraordinarios recursos y tenacidad motivada por su fe religiosa, no tuvo cualidades de buen gobernante, se le tildó de egoísta, ambicioso y aficionado al dinero, pero, nos cuentan que empleó grandes sumas en socorrer a los pobres y en fundaciones benéficas y religiosas.

Fue el geógrafo-cartógrafo alemán Martin Waldseemuller, quien en 1.507 propuso en llamar al nuevo continente de América en honor a Américo Vespucio ya que las narraciones de sus viajes tuvieron gran difusión en Alemania, aunque en ellas siempre se citaba como descubridor a Cristóbal Colón.

Américo Vespucio fue un navegante florentino que navegó por cuenta de Portugal y España, hizo cuatro travesías al Nuevo Mundo. En 1.508 lo hizo como Piloto Mayor de España. En las Cartas náuticas de 1.522 ya figuraba el continente como América al que también se le había denominado Nuevo Continente y Nuevo Mundo por haber sido descubierto después de Europa, Asia y África.

A lo largo de la historia, los guerreros medievales y después los Soldados, es decir los militares de profesión, siempre han tenido un gran fervor religioso y profesado una devoción especial a la Santísima Virgen Madre de Dios. Existen antecedentes castrenses marianistas en la Edad Media, Lepanto, Flandes, Italia, Indias, especialmente sobre la devoción a la Virgen del Pilar, como por ejemplo los guerreros de Aragón que ayudaron al Rey D. Fernando III el Santo en la conquista de Sevilla, lucharon y fundaron en la ciudad de Betis una hermandad en honor a la Santísima Virgen del Pilar.

A la Virgen del Pilar se le atribuye el salvamento de la nave y tripulación, mandada por el Marqués de Villafiel, Caballero de Santiago y Gobernador de la Armada Real en el siglo XVII.

En 1.808 durante la guerra de la Independencia contra los franceses el Capitán General de Aragón D. José Rebolledo de Palafox ya portaba en su bandera la imagen de la Virgen del Pilar.

Cien años más tarde, el 8 de octubre, en conmemoración de los sitios de Zaragoza se le concedía a la Virgen del Pilar, Reina de la Hispanidad, los honores de Capitán General.

Otro General D. Camilo García de Polavieja, Teniente General heroico de Cuba, cuando regresó ofreció su espada a la Virgen del Pilar.

Tras varios siglos de veneración y relación entre los militares y la Virgen del Pilar, la Guardia Civil la eligió como excelsa Patrona, según reza el Diario Oficial del Ministerio de la Guerra nro. 32 de fecha 11 de Febrero de 1.913, cuyo Real Decreto decía: “Visto el escrito del Director General de la Guardia Civil dirigido a este Ministerio y teniendo en cuenta el favorable informe del Vicario General Castrense, S.M. el Rey declara Patrona del Cuerpo de la Guardia Civil a Nuestra Señora la Virgen del Pilar”. Así pues, por primera vez el 12 de octubre de 1.913, la Guardia Civil de España honró y festejó a su Patrona, siendo encargado de dicho festejo y honra el Tercio de Zaragoza con una Misa solemne en el Templo Basílica del Pilar, hoy Concatedral.

Catorce años más tarde el Teniente General D. Ricardo Burguete, a la sazón Director General de la Guardia Civil ofrendó a la Virgen con 56 monedas de oro a razón de dos monedas por cada uno de los Tercios que en aquella época componían el conjunto del Benemérito Cuerpo de la Guardia Civil.

El Arzobispo Castrense Excmo. Sr. D. Juan Ríos con motivo del centenario del Nombramiento de la Virgen del Pilar como Patrona del Benemérito Cuerpo de la Guardia Civil, creo la Medalla conmemorativa de la Virgen para Caballeros y familiares, así como el Lazo de Damas para las señoras.

Braulio Revilla Chavarría

Caballero de la Virgen del Pilar.