Diputada de VOX abandona la comisión parlamentaria ante la presencia del salafista Mohamed Said Badaoui

“VOX no va a ser cómplice de blanquear el islamismo y de atentar contra la integridad y seguridad de los españoles, abandono la comisión”.

El Parlamento de Cataluña ha invitado al líder islamista Mohamed Said Badaoui a la comisión de Racismo Institucional de la cámara catalana, hecho que ha levantado las protestas de VOX. Mohamed Said Badaoui tiene pendiente una orden de expulsión.

La diputada de VOX, María García Fuster, ha abandonado la sala tras acusar «a la izquierda y el separatismo, que dan apoyo a Badaoui, de promocionar el salafismo cuando es bastión del terrorismo islámico y una amenaza contra nuestra seguridad”.

Según la diputada, “es intolerable que un salafista con un expediente de expulsión abierto comparezca en el Parlamento de Cataluña, un hecho que degrada la institución”.

María García Fuster ha recordado, además, que Badaoui “está acusado de difundir el discurso más radical del islamismo, de coacción a mujeres y de propagar el odio y fomentar la violencia contra la cultura occidental”.

VOX ha denunciado también que Badaoui, a través de la asociación islamista que preside, «recibe subvenciones millonarias de la izquierda radical». Así mismo, la diputada de VOX ha acusado a los partidos que han propiciado la comparecencia de “trabajar contra la seguridad de todos los catalanes”.

María García Fuster ha exigido «la expulsión inmediata de Badaoui, así como de todos los islamistas salafistas» y ha apuntado que “VOX no va a ser cómplice de un atentado contra la integridad y la seguridad de los españoles, por lo que abandonamos la comisión”.