Educación en casa, instrucción en la escuela

Carmen Leal Adán, nacida en La Rioja, España, filóloga por la Universidad de Barcelona en 1968, ex profesora de la lengua española, escribió libros como «Entrevista a la enseñanza». Radicada en Barcelona se casa con el aragonés Darío Vidal Llisterri, un aférrimo periodista y escritor, ya fallecido, que fue reconocido como un icono cultural en Alcañiz y Aragón.

Carmen, ha escrito desde siempre en periódicos como El Mundo, ABC, La Vanguardia, Libertad Digital, Crónica Global, El Catalán. Ha dado conferencias sobre El Quijote, la enseñanza, inmersión lingüística en Cataluña. Su labor sigue siendo reconocida hasta el día de hoy.

Su aporte ha sido, es y será, el resultado de su verdadera convicción de que «al ser humano se le enseña a pensar y no en qué pensar».

Para el digital Un Ciudadano Cualquiera, el escrito que nos acompaña es duro, real, y a su vez acogedor;  Carmen Leal nos  invita a comprender el papel de la escuela y la educación de nuestros hijos.

Su integración a la organización España en Pie en Barcelona, hace que siga viva la llama de su vocación. «Ahora más que nunca ante los recientes cambios de leyes sobre educación, debemos saber dónde está nuestro punto de partida y no desviarnos jamás». España, Barcelona, 2 de julio de 2020.

 

Educación en casa, instrucción en la escuela

Tanto la palabra educación como la palabra instrucción son palabras distintas aunque suelen aparecer como sinónimos, una en lugar de la otra porque muchas veces van unidas.

Educar viene del latín educare y quiere decir conducir . Conducir por la senda de la vida y eso es precisamente lo que hacen los padres que inculcan a sus hijos en el seno del hogar unos valores éticos o morales procedentes de una determinada religión o simplemente de una determinada relación humana que se practica en el hogar.

La “educación en valores” tan renombrada ahora se adquiere fundamentalmente en el hogar y por imitación. Los niños hacen lo que ven y si ven un comportamiento cariñoso y suave ellos aprenderán a comportarse así también. Se aprende a no mentir, a cuidar las cosas, etcétera. Las formas sociales, incluso las palabras sociales son aprendidas en el hogar. Así, buenos días, muchas gracias, y por favor es preciso aprenderlas pronto y en familia para que conformen el hábito inicial de la “buena educación”.

La palabra Instruir quiere decir transmitir conocimientos que es especifico de la Escuela. En la Escuela se aprende a leer y a escribir. Se aprende a contar, a distinguir unas cosas de otras que no vemos, se aprenden los conceptos y especialmente se aprende a pensar. A tener un juicio propio, a sacar consecuencias . Y todo eso a través de distintas materias : Matemáticas, Lengua, Ciencias, etcétera.

Pero tanto en la escuela como en el hogar se mezclan las dos palabras y sus significados porque en toda educación hay también instrucción. El orden se enseña en la casa y en la escuela. El respeto a los demás se enseña en la casa y en la escuela. La limpieza si no se practica en la casa tampoco lo hará en la escuela. Si el papá o la mamá no leen nunca, ni el periódico, al niño no le gustará leer en la escuela. Si no se valoran las formas sociales en casa nunca el niño pedirá “ por favor” a otro niño que le deje su juguete. Se lo quitará incluso con violencia .

Por eso es importante la elección de escuela para que sea -al menos en la primera
escolarización – una prolongación del hogar. Los mismos valores, el mismo orden, los mismos saludos en la misma lengua. Y la misma alegría de aprender. A la escuela se va a aprender.

Carmen Leal. Profesora jubilada de Lengua española y Literatura