El Gobierno de Sánchez sube los impuestos a las clases populares

Tanto Sánchez como Iglesias se comprometieron a no subir los tributos a los españoles, pero lo han incumplido

El proyecto de Ley de Presupuestos Generales del Estado de 2021 aprobado en el Congreso y posteriormente en el Senado, incluye una gran subida de los impuestos, que afecta sin la menor duda a las clases populares. Sin embargo, el Gobierno de Sánchez e Iglesias han querido trasladar a los españoles que son los Presupuestos más sociales de la historia de España, pero la realidad es otra bien distinta.

El incremento de los impuestos convierte a España, en el único gran país europeo que sube los impuestos en plena crisis. Países como Alemania e Italia han optado por bajar los gravámenes con el objetivo de incentivar el consumo y frenar el impacto de la covid-19 en la economía. Además, han proporcionado ayudas sustanciales a los sectores más afectados por la pandemia.

Unas de las subidas impositivas más destacadas son la del Impuesto de Patrimonio, que a partir de más de 10 millones de euros sube un punto, del 2,5% al 3,5%; y el IRPF sube tres puntos para rentas del capital de más de 200.000 euros, pasando del 23% al 26%. Con estas y otras medidas, el Ejecutivo espera recaudar un total de 1.862 millones de euros en 2021 y de 2.135 millones en 2022.

Pero estos no son los únicos, hay otros ochos impuestos que suben o entran en vigor por primera vez y recortarán sus ventajas fiscales en 2021:

Impuesto de Sociedades: exenciones al 95%, salvo para pymes

Las tasas corporativas también cambiarán de cara a 2021 para intentar mejorar la continua reducción de recaudación de este impuesto, aunque menos de lo que se preveía al inicio del debate de presupuestos. De este modo, no aumentará finalmente del 15% al 18% el tipo mínimo sobre la base imponible para las grandes empresas, especialmente para banca y petroleras.

También, los presupuestos incluyen el establecimiento de un tipo mínimo para las sociedades cotizadas de inversión inmobiliaria o socimis, a las que se aplicará el mismo porcentaje que al resto, de un 15%.

IVA: las bebidas azucaradas ya no tendrán un tipo reducido

Así, los refrescos edulcorados dejarán de disfrutar de un tipo reducido del 10%, como el que se aplica a la mayoría de alimentos excepto los de primera necesidad, como fruta, verdura, pan o leche, que tributan al 4%. De este modo, desde enero las bebidas azucaradas contarán con el tipo general del IVA, fijado en el 21%, una medida con la que el Gobierno prevé fomentar hábitos saludables y recaudar unos 400 millones de euros.

Impuesto de matriculación: subidas para adaptar la normativa de emisiones de la UE

Pese a que la negociación con el PNV ha motivado que se retire de los presupuestos la subida de impuestos al diésel para equiparar su carga fiscal a la de la gasolina, el sector del automóvil afronta otra alza impositiva para trasladar a la legislación española la nueva normativa europea de emisiones WLTP, que afecta a cada vehículo según su tasa de emisiones por kilómetro recorrido.

De este modo, la subida del impuesto de matriculación implica que los coches que emitan entre 144 y 192 gramos de CO2 por kilómetro recorrido pagarán un 4,75% del precio de fábrica del vehículo, aumentando el umbral mínimo y máximo desde la horquilla de 120 y 160 gramos que está vigente desde 2018, mientras que los que estén por debajo de 144 gramos seguirán estando exentos.

Mientras, entre 192 y 240 gramos de CO2 por kilómetro se deberá pagar un 9,75% del precio de fábrica del coche, y hasta un 14,5% de impuesto si superan los 240 gramos. Las asociaciones del sector automovilístico han criticado que esta subida supondrá encarecer el precio de los vehículos hasta un 5% tras cerrar 2020 con una previsión de haber vendido un 35% menos que el año anterior.

Impuesto sobre primas de seguros: su primer aumento en 23 años

También afectará a los vehículos, aunque no exclusivamente, el incremento del 6% al 8% en el tipo del impuesto sobre las primas de seguros, que afectará las pólizas automovilísticas, pero también a los seguros de hogar o de responsabilidad civil, una subida con la que el Ejecutivo prevé ingresar 510 millones de euros en recaudación.

Impuesto a los plásticos de un solo uso: 45 céntimos por kilo a partir de julio

Una de las novedades fiscales del proyecto de presupuestos es una medida de corte ambiental con la que se busca desincentivar el uso de envases de plástico no reutilizables, fijando un tipo impositivo de 0,45 céntimos de euro por cada kilo de este tipo de plásticos, una medida con la que el Gobierno prevé sumar más de 700 millones de euros anuales.

No obstante, esta medida forma parte del anteproyecto de Ley de Residuos y Suelos Contaminados, por lo que su entrada en vigor no será automática desde el inicio de 2021, sino a partir de julio. La Asociación Española de Industriales de Plásticos ha rechazado esta medida y ha pedido que no se aplique hasta dentro de 12 años, a pesar de que reconoce que Italia y Reino Unido han aplicado medidas similares.

Planes de pensiones: recorta las desgravaciones por aportación máxima

Esta medida no es un nuevo impuesto en sí, sino el fin de una ventaja fiscal que repercute directamente en la liquidación del IRPF de los contribuyentes que cuentan con un plan de pensiones privado. Así, a partir de enero, se limita a 2.000 euros la aportación máxima a planes de pensiones individuales con derecho a deducción en el IRPF, frente a los 8.000 euros de tope máximo que se ha aplicado hasta ahora.

Esta modificación solo afectará a un 8% de los planes privados de pensiones, dado que apenas un 7,8% de beneficiarios de planes aportó más de 1.800 euros anuales a su plan en el último año registrado, 2018. Además, el Gobierno ha reconocido que busca favorecer las aportaciones a los planes de pensiones de empresa frente a los individuales, para lo que ha elevado el límite desgravable en los planes de empresa de 8.000 a 10.000 euros.

Tasa Tobin: un tipo del 0,2% por la compra de acciones

Finalmente, casi 2 años más tarde de que su primera versión fuese aprobada fugazmente por el Gobierno en solitario del PSOE y 3 meses después de su aprobación definitiva en el Senado ya en la actual legislatura, el Impuesto sobre Transacciones Financieras o tasa Tobin entra en vigor en enero bajo la promesa de recaudar 850 millones de euros mediante el cobro de un 0,2% en las operaciones de compra de acciones emitidas en España.

Las acciones a las que se les aplica esta tasa deben corresponder a empresas cotizadas que superen los 1.000 millones de euros de capitalización bursátil, por lo que solo afectará a unas 50 empresas, entre las que están todas las que cotizan en el Ibex 35 y una veintena de las compañías del Mercado Continuo, entre las que destacan Mediaset, Logista, Coca Cola European Partners, MásMóvil o Prosegur.

Tasa Google: una tasa del 3% a los ingresos digitales de grandes tecnológicas

Del mismo modo que la tasa Tobin, la tasa Google también fue aprobada en enero de 2019, decayó tras el rechazo al proyecto de presupuestos de ese año y ha sido retomada en esta legislatura, recibiendo la aprobación parlamentaria en octubre para entrar en vigor a partir de enero, a la espera de que se apruebe una medida similar a escala comunitaria, según ha prometido la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen.

Así, el impuesto sobre Determinados Servicios Digitales, más conocido como tasa Google impone una tasa del 3% de los ingresos por servicios de publicidad o intermediación online y de venta de datos generados a partir de información proporcionada por el usuario que perciban las empresas que facturen más de 750 millones de euros en el mundo y más de 3 millones en España.