El separatismo catalán quita a Vox un senador autonómico

Los independentistas han recurrido a un remoto sistema de reparto para impedir que los Abascal cuenten con el representante que le correspondería

El separatismo de nuevo desprecia a VOX por considerarlo de ultraderecha y por ello ha ejecutado su maniobra para negarle a Vox un senador autonómico que le correspondería después de haber obtenido 11 diputados en los comicios catalanes del 14-F de 2021.

 

La Junta de Portavoces del Parlamento regional catalán -encabezada por las fuerzas secesionistas- ha acordado este martes que, de los ocho senadores que debe designar la Cámara catalana, tres serán para el PSC, tres par ERC, dos para JxCat y ninguno para la formación encabezada por Santiago Abascal.

SE ACABÓ EL REPARTO PROPORCIONAL EN EL PARLAMENTO CATALÁN

La cámara pone fin de este modo al reparto proporcional de los senadores autonómicos han votado ERC, JxCat, la CUP y también los comunes, en virtud del freno a la «ultraderecha» que pactaron a inicio de la legislatura catalana para tratar de aislar a Vox después de haber irrumpido en el Parlamento. El PSC también se sumó a esta alianza, pero se ha opuesto al veto al entenderlo ilegal, dado que miles y miles de catalanes han votado a los de Abascal. Con el mismo argumento han votado en contra Ciudadanos, el PP y el propio Vox.

 

NUEVA ARTIMAÑA CONTRA VOX

 

Fuentes parlamentarias han señalado que la fórmula utilizada para repartir los senadores ha sido el sistema imperiali, un método utilizado en sistemas electorales de otros países, como en las elecciones de Italia entre 1956 y 1991, y en Ecuador desde 2004.

¿EN QUÉ CONSISTE EL MÉTODO IMPERIALI?

Este método es una variante del sistema D’Hondt que beneficia a los partidos mayoritarios y las fuentes ya citadas han asegurado que han optado por esta fórmula teniendo en cuenta que el PSC, ERC y Junts tenían un número de diputados muy similar -los socialistas y republicanos tienen 33 cada uno y Junts 32- y lejos de los 11 de Vox, por lo que ven justo que se priorice la representación de estos tres partidos políticos.

 

Es importante resaltar, que en la historia del Parlamento de Cataluña, el método de restas mayores se ha utilizado en todas las legislaturas para repartir los senadores, excepto en la cuarta y la décima, en las que se utilizó la regla d’Hondt.

 

Si tenemos en cuenta estos dos sistemas en la actual legislatura a Vox le correspondía un senador: según el método de restas mayores le pertenecen dos al PSC, dos a ERC, dos a Junts, uno a la CUP y uno a Vox, y según D’Hondt tres serían del PSC, dos de ERC, dos de Junts y uno de Vox.

 

Sin embargo, con la fórmula imperiali las tres principales formaciones del arco parlamentario catalán salen más fuertes y evitan que se designe un senador de Vox, ya que tres le corresponden al PSC, tres a ERC y dos a Junts. Siguiendo así la línea de dejar a los verdes fuera de la toma de decisiones, pese a ser la cuarta fuerza política en Cataluña y la tercera en el Congreso de los Diputados. 

 

No obstante, la ley señala que los senadores se deben distribuir de manera proporcional según los resultados electorales, pero no determina qué método debe llevarse a término para convertirlo en una realidad, por lo que fuentes del separatismo creen que el reparto que se ha decidido no incumple la ley, de manera que entienden que no se podría impugnar a los tribunales.

 

Aún así, el líder de Vox en Cataluña, Ignacio Garriga no se da por vencido y ha anunciado ante los medios de comunicación que presentarán un recurso de amparo ante el Tribunal Constitucional.

 

Además, en UCC POST, hemos podido saber que Abascal está muy centrado también en recuperar este senador autonómico y habla continuamente con Garriga para evitar que les sigan atacando y quitando importancia en Cataluña.