Feijóo exige retirar los coches con más de 10 años de antigüedad de forma inmediata

El centro centrado, siempre moderado de Alberto Núñez Feijóo consiste al parecer en imponer por la vía rápida y de forma inflexible la satánica y antihumanista Agenda 2030, no se trata del medio ambiente sino del control social y la imposición de la teoría económica comunista altermundista tercermundista del decrecimiento económico en Europa y América con falsas excusas medioambientales.

Hoy el PP ha vuelto a coquetear con ese falso ecologismo, surgido de Agenda 2030 y que el llamado «ultracentrismo peperil» ha asumido con gusto. En una conferencia en la 2ª edición de ExpoGanvam, Feijóo ha afirmado: «nos estamos empeñando en vender vehículos eléctricos y no nos estamos empeñando en retirar de las carreteras vehículos de más de 10, 12, 13, 14, 15 años. Esos sí que emiten, y esos sí que debemos de retirarlos de la carretera de forma inmediata para hacer la transición de forma ordenada y sacar los motores de combustión viejos por motores de combustión nuevos e ir poco a poco transitando hacia las emisiones cero». Estas declaraciones las ha difundido el propio PP, tal vez esperando que el resto de partidos globalistas 2030 se brindasen a aplaudirle, pero ni los globalistas de BILDU, ni los de la CUP, ni siquiera los de CIUDADANOS han aplaudido su nefasto discurso ultraglobalista.

¿En qué mundos vive el pijo politiqués Feijóo? ¿Se cree que si la gente tuviera dinero para comprar vehículos nuevos iba a andar con coches viejos?

Por otra parte emisión cero es una falacia, no existe, el impacto medioambiental cero es la mayor mentira de la historia,  salvo que elimines a todo ser vivo de la tierra, además un coche eléctrico entre su construcción y su recarga durante su vida útil contamina 4 veces más que un coche de motor de combustión actual en el mismo tiempo, su batería hace que tenga una vida útil muy limitada y las particulas que echan los coches eléctricos son altamente cancerígenas, aparte de que a ver como enchufas un todoterreno, una furgoneta, un camión o un tractor eléctrico en las zonas rurales y de donde sacas la pasta para hacer que sea rentable el campo o el transporte de mercancías o pasajeros con coches eléctricos.

Quién vote al PP que luego no se queje, cientos de miles de madrileños votaron al pepero Carmeida bajo la promesa de derogar el Madrid Central y se encontraron con la realidad de que el PP ampliaba el Madrid Central hasta la M-30 y le cambiaba el nombre a Madrid 360.

El PP metió a España en la Agenda 2030 sin informar ni consultar a los españoles y el PP le echa la culpa al autócrata tirano Pedro Sánchez de cosas como prohibir quemar las ramas en el campo o obligar a los ganaderos a tener un diario que informe diariamente de todos los movimientos de las vacas cuando ese tipo de cosas junto con cosas peores como el impuesto a los pedos de las vacas que ha impuesto Nueva Zelanda se derivan de la Agenda 2030.

Quienes crean que votando a un ultraglobalista neomarxista 2030 como Alberto Núñez Feijóo vamos a solucionar algo está muy equivocado y se autoengaña, sólo los partidos patriotas como VOX se oponen a la Agenda 2030 y tienen una agenda como la Agenda España que pueden hacer que salgamos del comunismo globalista 2030. Quién vote al ultraglobalista Feijóo y su PP que luego no se queje.

El vicesecretario de organización del PP, Miguel Ángel Tellado, ha matizado que «lo que propone el PP es ayudar a los españoles a cambiar sus coches viejos en lugar de imponer los coches eléctricos como hace el Gobierno». El caso es que las palabras de Feijóo están muy claras: «debemos de retirarlos de la carretera de forma inmediata». ¿Y qué pasa con los que no pueden hacer frente al gasto de un nuevo coche? Porque que el Estado te dé una ayuda no te libra de pagar un importe considerable por un coche nuevo. Y para colmo, el PP formula esta ocurrencia en un momento que está siendo económicamente muy duro para la mayoría de españoles salvo la casta política y los altos funcionarios.

En cualquier otro momento, una propuesta como la que hace el PP tendría como consecuencia que sólo las personas con más poder adquisitivo puedan disfrutar de un coche, lo mismo a lo que nos empujan Bruselas y el gobierno de Sánchez con sus imposiciones ecologistas. Tanto unos como otros, al final, están imponiendo la Agenda 2030 por encima de nuestro bienestar y nuestra prosperidad, empujándonos a una sociedad cada vez más empobrecida, donde los coches sean un lujo reservado para los más pudientes.

Se da la circunstancia de que la industria del automóvil contribuyó a aumentar la igualdad entre las personas, al poner vehículos al alcance de la amplia mayoría mediante la producción en cadena y unos precios que permitían que hasta las familias más modestas pudiesen disfrutar de un automóvil. Al mismo tiempo, tener automóviles asequibles nos hizo más libres, al permitirnos ejercer con más facilidad uno derecho como es la libertad de circulación, facilitando los viajes largos. Eso lo consiguió el capitalismo, y ahora eso se lo quiere cargar una clase política a a las órdenes de la neomarxista Agenda 2030.

 

Quién no vea que votar PP = Votar Agernda 2030 = Comunismo globalista está ciego y está votando contra España y contra occidente y contra toda esperanza de futuro. Del PP a las CUP todos los partidos obedecen a la Agenda 2030 y en España sólo VOX se salva.