La Benemérita incomoda al Gobierno socialcomunista

La Guardia Civil se sitúa en la mayor crisis desde el caso Roldán y el Gobierno no deja de echar más leña al fuego, porque es incompetente y desleal

El Gobierno socialcomunista de Pedro Sánchez y Pablo Iglesias está dinamitando la división de poderes, haciendo todo lo posible para tenerlo todo bajo control, mientras a la vez pone en cuestión a las instituciones españolas cuando estas le recuerdan que son poderes separados que sirven al pueblo español. Su objetivo es aglutinar todos los poderes del Estado para establecer una realidad paralela a su imagen y semejanza en España, y con tal de conseguirlo no deja títere con cabeza, ejemplo de ello, es que ha cesado a varios altos mandos de la Guardia Civil, porque realizaban investigaciones independientes que perjudicaban al ejecutivo radical. Desde luego, la democracia está en peligro, nada más hay que observar como ante la visión perpleja de la mayoría de los españoles se está imponiendo un régimen bolchevique sin la necesidad de recurrir a las armas, únicamente con la desinformación y el poder, aprovechando un Estado de Alarma que realmente es un Estado de Excepción.

La situación es muy grave y no vamos en la buena dirección, pese a que el Gobierno socialcomunista diga que todo va bien como es lógico (qué va a decir). Pero es todo lo contrario, precisamente por este motivo, el ejecutivo intenta aferrarse al poder realizando purgas soviéticas que le salven de la maldición. Además, el Ministro de Consumo, Alberto Garzón,  tiene la desvergüenza de atreverse a insinuar que hay golpistas en la Benemérita ¡hay que ser miserable!

Y como se fuera poco, éramos pocos y parió la gata, ya que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, se refirió a una supuesta policía patriótica que no existe sin dar explicaciones consistentes sobre ella, pero se puede deducir que hace mención a los policías que investigan cuestiones que no les interesa que salgan a la luz.

En cualquier caso, no cabe duda que la Guardia Civil se sitúa en la mayor crisis desde el caso Roldán y el Gobierno no deja de echar más leña al fuego, porque es incompetente y desleal.