La inmigración ilegal es un serio problema en España

“El tráfico ilegal de seres humanos se ha convertido en un negocio del que viven organizaciones criminales, ONG’s y también políticos”

La situación es tremendamente grave. España está siendo invadida por una impresionante oleada de inmigrantes ilegales. Las medidas económicas y laborales llevadas a término por el Gobierno socialcomunista de Pedro Sánchez y Pablo Iglesias han disparado la inmigración ilegal, que se incrementó un 129% en 2018 respecto a la de 2017, mientras que se alejan los extranjeros preparados, según un informe reciente de la OCDE.

Pero todo esto forma parte de un plan siniestro, en el que imperan los intereses globalistas de lobbies maléficos como George Soros y Jaume Roures que buscan desestabilizar España para sacar beneficios económicos a medio y largo plazo con sus inversiones, y para ello necesitan al ejecutivo socialista, que hasta la fecha siguiendo las directrices en lugar de proteger las fronteras españolas, actúa con un comportamiento criminal dejando solos ante el peligro a las autoridades españolas, no únicamente frente a comportamientos violentos que se dan en numerosas ocasiones, sino también por enfermedades que portan los sin papeles o sin ir más lejos el virus chino Covid-19.

Por lo tanto, el tráfico ilegal de seres humanos se ha convertido en un negocio del que viven organizaciones criminales, ONG’s y también políticos. Y  nunca debió haber sido el negocio de la era contemporánea traficar con los inmigrantes ilegales, porque son seres humanos que vienen a España en pateras o de otras formas poniendo por un lado en riesgo sus vidas y por otro las de los demás tanto en el momento del rescate, como posteriormente al traer enfermedades que llevan erradicadas prácticamente un siglo en el continente europeo.

La mayoría vienen con la idea de una vida mejor, pero lo cierto, es que aquí lo único que tienen son trabajos mayoritariamente precarios y con salarios realmente bajos o vivir en la calle y delinquir como hacen muchos menas. Es importante señalar que 1 de cada 4 menores detenidos en Madrid es un mena. Además, suponen un coste público muy elevado de las ayudas sociales, sanitarias y de la seguridad de España, que la nación no se puede permitir, pero el Gobierno socialcomunista prefiere lucrarse de esto y por ello sigue en las andadas de manera irresponsable.

Es evidente que este gran dilema no se resuelve con soluciones a corto plazo, si no con medidas a medio y largo plazo, ya que tal y como se está abordando la problemática, jamás se arreglará la tremenda situación con unas fronteras débiles y una escasez de vigilancia policial que también debe cambiar, ya que únicamente atrae a más inmigrantes ilegales a una España decadente que ya es claramente desigual hasta entre españoles.

Saldrá más barato trabajar para que puedan volver a sus países de origen y estos puedan reconstruir sus naciones para tener una vida digna y próspera sin tener que marcharse de sus tierras como hasta ahora. De hecho, y pongo un ejemplo claro y práctico, algunos me han dicho personalmente que si luchamos contra el terrorismo y los malos gobernantes podrán volver sin grandes problemas o incluso luchar ellos mismos contra las maldades que padecen en estos países tercermundistas y que no dividen la riqueza entre sus patriotas en muchas ocasiones.