¿SOMOS O NOS HACEMOS? ¿A QUIEN BENEFICIA?

Vivimos un momento crítico no solo político sino social que amenaza con ponernos los pies de barro dentro del mismo fango, obviamente si no reaccionamos, nos hundiremos y desapareceremos.

En estos día somos testigos de cómo nuestra sociedad tal como la conocíamos se ve amenazada por gobernantes que más bien parecen bufones de alguien y que no representan la seguridad, principios y valores que hemos disfrutados en los últimos ¿siglos? Ya comienzo a tener mis dudas sobre sobre lo que nos han contado y lo que la investigación de Fomenko arrojó respecto a la historia que nos han contado, pero hay un dicho que dice, quien tenga ojos…¡pues eso! Más bien yo diría el que quiera saber, debe investigar por sí mismo más allá de lo que los libros de texto elaborados por los gobiernos nos han obligado a… ¿¡memorizar!? La comodidad de que todo nos sea proporcionado con un mínimo esfuerzo, les ha permitido manipular y controlar, el mundo que tenemos y me pregunto, ¿hemos constatado esas verdades impuestas?

Hoy los medios nos bombardean con Afganistán, hace apenas unos años fue con el Tratado de Paz con las Farc en Colombia, socios de todos los carteles en Hispanoamérica, es bien extraño que se hagan tratados con grupos irregulares que se financian con la droga en dos continentes y avalados por la Comunidad Internacional, no creo que esto sea casual, debe tener sus razones muy específicas y no hay que dejar de lado la desaparición de la moneda física que viene promoviéndose adoptando las cripto, las cuales, han sido utilizadas para el blanqueo de dinero  por grupos irregulares y corrupción de gobiernos, nada para las elites gobernantes es casual, por lo que asumimos que todo se debe a un plan muy específico.

El confinamiento ilegal e inconstitucional que se está llevando a cabo a nivel mundial, por una absurda pandemia que dura más que un virus, el cual ya debe haber mutado miles de veces, por la ineficacia de controlarla desde su inicio, ha destruido las economías mundiales y al mismo tiempo se han consolidado empresas que tienen que ver con la salud, en el ínterin se han aprobado leyes como la eutanasia que dentro del esquema social ya no deja resquicio de decisiones a los ciudadanos, los gobiernos ahora deciden, como naces, como vives y cómo vas a morir, si esto no es suficiente para que suenen todas las alarmas sociales, no sé qué podría hacerlo.

¿A quién beneficia?

Obviamente no a los ciudadanos y sí a los que detentan el poder, nos han cercado en ciudades donde hemos perdido la capacidad de defendernos, le hemos entregamos ese poder a los gobiernos, cada día dependemos más de ellos a todo nivel, trabajo, salud, alimentación, educación etc. se dan el lujo de imponernos normas sancionadoras si no cumples lo que ellos deciden en esos Congresos, mal llamados representación del pueblo y donde esos pseudos representantes cuidan su cuota de poder, pero no los intereses ciudadanos.

Salir de las pantallas de TV, analizar lo que vemos y oímos, investigar por nosotros mismos y dejar de ser creyentes acomodaticios a la sobrevivencia, sería la forma de evitar caminar al suicidio social dejando un mundo oprimido para las próximas generaciones.

Somos responsables de las decisiones u omisiones que hagamos, y los afectados por las mismas.

 Debemos recordar que los gobiernos, solo pueden concretar aquello que sus ciudadanos legitimen con la aceptación.

 

Rosen Cross