VOX apuesta por la soberanía alimentaria para garantizar el abastecimiento de productos esenciales

El Grupo Parlamentario presenta una nueva iniciativa en la que insta a adoptar medidas extraordinarias ante la situación de gran inestabilidad en Europa.

“VOX lleva mucho tiempo exigiendo la supresión de cualquier normativa que impida el aprovechamiento de los recursos que tiene España. Entre estos recursos, los agrarios son de una importancia extrema”. Con esta declaración de intenciones, la formación de Santiago Abascal, ha presentado este martes en el Congreso de los Diputados una Proposición No de Ley con la que no sólo se garantiza el abastecimiento de cereales, sino que también contribuye a mejorar la situación de la cadena agroalimentaria y pesquera de España.

“Las cadenas globales de suministro se están convirtiendo en un problema de primer orden, especialmente cuando se trata de productos de primera necesidad. La debilidad de estas cadenas se hace evidente con el desequilibrio existente entre la producción y el consumo. Además, ha favorecido la aparición de un oportunismo comercial que agrava el problema”, diagnostican desde el GPVOX.

VOX afirma que el modelo de abastecimiento actual presenta unas debilidades que causan un gran impacto en la economía, las empresas, el trabajo y, en general, en todos los españoles, no solo por el problema del abastecimiento sino por delegar la producción de bienes esenciales en terceros países.

“La actual situación de tensiones comerciales y el desabastecimiento y la escasez de productos se materializan en una elevada inflación por los precios de los bienes esenciales”, añaden cargando contra un modelo deslocalizado que empobrece a todos los españoles.  Además, el GPVOX insiste en que estos problemas se han visto agravados por las medidas tardías y poco resolutivas por parte del Gobierno ante la coyuntura económica, energética y social y por la acción “anquilosante” de un modelo europeo “burocratizado y asimétrico”.

Es por ello por lo que la formación de Santiago Abascal insiste en la puesta en marcha de medidas extraordinarias urgentes, algunas de las cuales la Comisión Europea ha admitido recientemente y que ahora son de aplicación voluntaria por parte de los Estados miembro.

“Si no adoptan soluciones eficaces al desabastecimiento que sufre la cadena agroalimentaria y pesquera española, somete a los españoles a una situación cuya falta de suministro sólo lleva a la ruina y a la desaparición de importantes sectores económicos de España como el agroalimentario o el industrial, generando desempleo y encareciendo la cesta de la compra de las familias”, explican.

Desglose de las iniciativas del GPVOX

En este sentido, el Grupo Parlamentario VOX ya registró el pasado mes de marzo una Proposición No de Ley para garantizar el abastecimiento, reducir el impacto sobre la cadena agroalimentaria y pesquera de España e impulsar la soberanía alimentaria. Una iniciativa que fue debatida en comisión y que fue rechazada, precisamente, con los votos en contra de los partidos del Gobierno.

“El sector alimentario español necesita de políticas integrales que permita su fortalecimiento y protección. Un claro ejemplo de ello es la necesidad del desarrollo urgente de un Plan Nacional del Agua que aporte una óptima gestión y aprovechamiento del recurso hídrico y ponga el agua a disponibilidad de las necesidades de todos los españoles”, añaden.

¿Cuáles son algunas de las propuestas de VOX para revertir la situación de desabastecimiento que sufre la cadena agroalimentaria y pesquera española?

Impulsar y promover una reorientación de las políticas y prácticas agrícolas en el seno de la Unión Europea o promover los cambios necesarios en la normativa nacional para aplicar las medidas de flexibilización reconocidas por la Comisión Europea de derogación de determinadas obligaciones sobre diversificación, rotación de cultivos y barbechos y ampliar los terrenos cultivables para cereales son sólo algunas de las propuestas de esta nueva PNL.

Asimismo, VOX también apuesta por implementar planes que fomenten el aprovechamiento de las tierras agrícolas que están en desuso y adoptar medidas en el ámbito tributario para reducir los sobrecoges de los efectos de la factura eléctrica y de la subida de los carburantes a todos los productos agrícolas, con especial énfasis en los cultivos de cereales, y de este modo fortalecer la garantía y seguridad de suministro.